Estamos acostumbrados a ver las flores de siempre. Tallo verde, flores de colores vivos… Pero existen especies vegetales que sorprenden por sus formas, colores y olores. A continuación, hacemos una recopilación de las especies más extrañas que pueden verse:

1. Esta es la flor de lagarto o estrella. Es una rarísima y preciosa crasa de origen africano. Es una planta de cultivo fácil, que no necesita mucha luz y no le gusta la humedad. Resiste temperaturas de hasta 3 ºC en ausencia de riego.

Las flores más espectaculares del mundo

2. De plantas con flores negras hay pocos y aunque en un primer lugar puedan parecer tristes, tienen una belleza excepcional.

flor_negra

3. Las puyas titánicas son plantas gigantescas. Pueden medir hasta 12 m de altura, vivir más de 100 años y producir ocho mil flores. Proviene de la misma família que las piñas y su origen es de Sudamérica.

Las especies vegetales más extrañas del mundo

4. Las rosas de Jericó son plantas que “resucitan” al meterlas en agua pese a su aspecto seco. La alternancia entre estas dos fases (seco y verde) puede realizarlas en inmumerables ocasiones durante más de 20 años. Los ocultistas de todos los tiempos han sabido que esta es una planta sacra y una de las más mágicas de nuestro mundo.  Durante milenios ha sido utilizada por chamanes y brujos por sus reputadas propiedades mágicas.

Plantas y flores extrañas

5. Acabamos con una planta carnívora dionaea o venus atrapamoscas, que como su nombre indica, atrapa moscas e insectos vivos. Se trata de una pequeña planta formada por una roseta de 4 a 7 hojas que surgen de un corto tallo subterráneo de forma bulbosa. Cada tallo alcanza una altura máxima de entre 3 a 10 cm, dependiendo de la época del año.

Plantas carnívoras

¿Os han sorprendido igual que a nosotros estas especies vegetales? Ésta es sólo una pequeña muestra de la variedad de plantas y flores que podemos encontrar en el ecosistema!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

code