Un jardín necesita un mantenimiento adecuado para poderlo tener arreglado y limpio. El conjunto de trabajos a realizar es amplio y se puede facilitar utilizando las herramientas adecuadas.

Estas herramientas de jardinería deben ser de buena calidad y deben ser utilizadas exclusivamente para realizar la tarea para que hayan sido diseñadas. Si se utilizan herramientas para un uso inadecuado, se pueden llegar a romper o deteriorar sus materiales.

A continuación os mostramos varias herramientas  básicas para el cuidado del jardín.

  • Pala de mano: Utilizada para cavar, plantar y trasplantar pequeña plantas.
  • Azada corta: Se utiliza básicamente para remover la tierra de las macetas.
  • Rastrillo de mano: Ideal para remover la tierra de las macetas.
  • Plantador de bulbos: Herramienta ideal para realizar hoyos y plantar bulbos.
  • Tijera de poda: Se usa para podar ramas finas de plantas y arbustos.
  • Serrucho de poda: Su hoja curva permite podar ramas gruesas.
  • Tijera mariposa: Ideal para cortes precisos en bonsáis y flores.
  • Saca yuyos: Excelente para eliminar malezas de nuestras plantas.
  • Semillero: Su uso principal es para la germinación de semillas.
  • Rociador manual: Excelente para pulverizar fertilizantes o productos contra insectos, hongos y otras plagas.
  • Aspersor de manguera: Dispositivo para regar en forma de lluvia.

Existen muchas más herramientas, estas solo son un ejemplo de las más utilizadas y que pueden resultar más útiles para empezar a cuidar un jardín.

También se debe tener en cuenta que las herramientas deben guardarse en lugares secos y ser limpiadas correctamente tras su uso, con el objetivo de alargar su vida útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code